Curso realizado en Arroyomolinos de Montánchez, Cáceres

En este último curso los elementos se pusieron en nuestra contra y hubo que luchar con el viento de cara. Escavadoras nocturnas modificaban apresuradamente el paisaje. Un fuerte oleaje hacía temblar el andamiaje desde la base, arenas movedizas a la vez que polvorientas, nublaban la vista y distorsionaban los ángulos…

Pero, a pesar de todo, una mezcla de fantásticos personajes llegados de muy diversos lugares, sin apenas dormir ni comer, salvo alguna que otra perrunilla, bebiendo café con sal y cantando para que llueva en El Chaco, hicieron posible esta hazaña.

Finalmente la paella, inseparable amiga del domo, hizo que todo quedase bien asentado en su sitio.

Gracias una vez más a todos los participantes por su entrega…

El próximo curso, mañana mismo, será en mi taller para una familia llegada del Perú.

En principio, salvo algún curso privado, no habrá más hasta la próxima temporada. Así que, si no te puedes esperar, pregúntame por los cursos individuales.

¡Viva el surrealismo, carajo!

http://midomo.es

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *